fbpx

EL RETO DE 100 ACCIONES EN UN AÑO

Por: Ernesto Noboa V.

¿Cómo ha cambiado la competición en los últimos años? Diferentes fenómenos se han convertido en protagonistas y provocado que la competición se haya acelerado en la mayoría de los sectores e industrias, donde somos usuarios, consumidores o participantes. La estrategia competitiva tradicional ya no es suficiente, el mundo ha cambiado y las empresas no pueden seguir con la misma capacidad productiva y elaborando productos o servicios con iguales características. Necesitamos una competencia estratégica adaptada al siglo XXI y encaminada por líderes digitales.

Los puntos relevantes que hacen que la bandera de la innovación comience a izarse dentro de las organizaciones y que flamee por lo más alto, hace referencia a la transformación que han tenido estos fenómenos.

  • Los ciclos de disrupción se han acelerado y sus iteraciones de innovación cada vez son más cortas. Antes, se podía dar el lujo de adquirir activos y tener un largo tiempo para rentabilizarlos. Ahora la velocidad del ciclo pone en alto riesgo esa inversión.
  • La disrupción digital ha desequilibrado el volumen de la oferta con respecto a la demanda. Para subsistir, el valor agregado debe enfocarse en el comprador, es decir, el tipo de modelo es el cliente. 
  • El modelo de crecimiento está convirtiéndose en asimétrico. Las empresas ya no buscan ampliar sus negocios en un solo sector, están totalmente desectorizadas y sus dardos pueden ir en cualquier vía. Apple y Amazon son los gigantes que buscan esa expansión.
  • Entrantes tecnológicos no nativos en las industrias, que tienen a la tecnología como vector de competitividad, actúan de manera diferente desde que nacen. Tesla ha alcanzado la mayor capitalización bursátil en la historia de cualquier fabricante de vehículos, a pesar de su corto tiempo de operación.
  • La aparición en todas las unidades de negocio, de nuevos perfiles profesionales especializados, que llevan en su ADN la creatividad, innovación y competitividad a otro nivel.

Para hacer frente a todos estos cambios dentro de la competición, las corporaciones deberían desplegar drivers que accionen efectivamente una estrategia de innovación y que se encuentre inmersa al más alto nivel directivo. El objetivo es que conozcan y dominen el modelo innovador a implementar dentro de la compañía, buscar formar alianzas con entidades externas que aceleren el proceso, involucrar de lleno a stakeholders en la implementación y finalmente, inspirar con un mensaje a los líderes de cada unidad, a que la innovación es la hoja de ruta para la disrupción.

Apostar por una CULTURA empresarial digital, que dé rienda suelta a la cooperación y creatividad, requiere romper esa mentalidad tradicional de que el fracaso debe ser mal visto. El miedo a los cambios quedó en el pasado y ahora debemos arroparnos de paciencia, medición constante y tenacidad, que desemboque en un proceso de mejora continua. Así los equipos se conformarán de recursos que serán flexibles, tendrán libertad para decidir y planificar, fomentando el liderazgo a todo nivel.

El liderazgo es una de las competencias más trascendentales, si queremos romper la cultura tradicional en las organizaciones. Si bien no es la única, pero es la más importante de cara a tocar las fibras más sensibles de la compañía. Los líderes deben ser vistos como el coach de un equipo de fútbol. Un coach dentro de un equipo, es el responsable de colocar a los jugadores de acuerdo con sus habilidades en la posición adecuada, si no funciona cambiarlo, buscar extranjeros para ciertas posiciones y trabajar en conjunto para ganar el partido. Pero ojo, nunca ingresa al partido y lo juega, su función es dirigir. Pues un líder en la empresa hace lo mismo con el personal a cargo, su función radica en ubicar a sus recursos donde mejor le rindan, pivotearlos para detonar su desarrollo y buscar consultoría externa cuando se necesite; sin olvidarse de promover la solidaridad y apoyo grupal. Suena fácil pero no lo es.

La complejidad embebida en estructura y procesos, convierten a las compañías en una barrera para que la innovación no sea la protagonista. La falta de agilidad en la toma de decisiones y la ausencia de tiempo en los colaboradores, que se dedican en un 100% a ser bomberos que apagan incendios diarios, no les permiten levantar la cabeza y comprometer esfuerzos en lo verdaderamente importante, que es experimentar y proponer. Mejorar un servicio o producto, optimizar un modelo de gestión, implementar un nuevo modelo organizativo o ser críticos del porqué de los procesos, son retos y tensiones a los que los innovadores están expuestos.

Para ser ágil no solo basta con adquirir tecnología. Una gran cantidad de empleados piensan que implementando sistemas informáticos, la magia se da. Lo primero que debes hacer es optimizar tus procesos para luego automatizarlos. No sirve de nada si automatizas procesos pesados y largos, porque el retorno no tiene impacto. Si deseas comenzar a actuar como un innovador, evalúa una situación, comprendela, planifica los cambios y actúa. No hay más pasos, comienza ya.!

Un dibujo de una persona

Descripción generada automáticamente con confianza baja

Si no tienes el TALENTO humano que se apasione por la creatividad y que les permita hacer labores con una visión distinta, seguro serás superado por tu competencia. Si el CEO no entiende el modelo de innovación y no defiende este concepto disruptivo, se le hará difícil lidiar con los emprendedores – que traen en sus venas el ser ambiciosos – y los terminará corriendo de las oficinas. Los innovadores por naturaleza crean conflictos internos por su nueva mentalidad. Debido a ello, los “círculos de poder” se sienten amenazados y por ende, se crea esa lucha interna por defender proyectos terrenales y no rupturistas, siendo la organización la única afectada. Rompe esos círculos y defiende las iniciativas, basta de gerentes o jefes, llenemos las compañías de talento con liderazgo digital.

Has realizado una retrospectiva del consumidor o te has preguntado como ha evolucionado el CLIENTE. Pues para innovar, es clave conocer algunas características nuevas, de lo verdaderamente busca tu tribu objetivo. El cliente vive siempre conectado, espera beneficios gratis que le den seguridad para pagar el precio correcto, busca comunicación inmediata en su canal de preferencia, está dispuesto a promover marcas o desacreditarlas en sus redes sociales, quiere una oferta híper personal y completará su deseo de compra entre un 30%-60% sin que el vendedor se entere, por tener acceso ilimitado a la información y leer recomendaciones en la red. 

Estas particularidades deben llevarte a un análisis profundo, de que proponer, para que tu venta sea efectiva. No pienses en la venta dura, eso odia el comprador, piensa en relaciones de largo plazo entregando en primera instancia una propuesta de valor diferente, hasta que el cliente por su propia cuenta esté listo para ir por el siguiente paso.

El último driver y no menos importante de todos los descritos, es el mundo de los DATOS. Muchos lo conocen como el nuevo oro, que todavía no ha sido explotado en su totalidad. Eso nos confirman las estadísticas, que muestran que el 95% de las empresas son conscientes que los datos son importantes para la toma de decisiones, pero apenas el 30% las utiliza de manera ágil y eficiente. Todo un mundo por experimentar, explorar y aprender, que debe venir acompañado de un grupo de especialistas en recopilar, extraer y procesar grandes bases de datos de los diferentes sistemas informáticos que poseen las compañías. La meta es aplicar conocimientos de programación, matemáticas y estadística; y así, convertirlos en certezas para apalancar nuevos negocios, descubrir patrones y tendencias, que a vista del colaborador común, no se muestra como una evidencia. Basta de hojas de Excel, bienvenido al mundo del Big Data y relación con Científicos de Datos.

La tarea no es sencilla, nuestra obligación es comenzar a engranar los drivers para que el motor comience a accionar efectivamente la estrategia y se perciba a la organización en un círculo virtuoso de innovación empresarial neuronal, donde todas las aristas comiencen a empujar en un mismo sentido. Ninguno de los puntos nombrados puede estar fuera, todos deben avanzar de una manera armónica, porque puedo asegurarte que la innovación ya no es una opción, es una realidad de supervivencia en las compañías.

“Haber ingresado en una empresa burocrática y tradicional, no es nuestra culpa, pero no convertirla en innovadora, eso sí será nuestra responsabilidad”.

Otras novedades

enero 19, 2021

Equipos de Innovación: Guía para ganarle al status quo
Equipos de Innovación: Guía para ganarle al status quo

El mindset innovador nace de la creencia que cuando se desarrolla la inteligencia, las habilidades y el talento, esto conlleva a la creación de mejores ideas.

Ampliar información

abril 6, 2021

Encuentros de Emprendimiento e Innovación con los candidatos a la presidencia
Encuentros de Emprendimiento e Innovación con los candidatos a la presidencia

BP-AEI-106 Diálogos por el emprendimiento con los candidatos a la  presidencia de la República del Ecuador   Los candidatos presidenciales participaron en dos espacios de diálogos sobre emprendimiento e innovación organizados por la AEI y se comprometieron a solucionar algunas de las brechas identificadas por el ecosistema.  Uno de los objetivos fue conocer cómo cada [...]

Ampliar información

junio 17, 2020

¿Por qué necesitamos una Ley de Emprendimiento e Innovación?
¿Por qué necesitamos una Ley de Emprendimiento e Innovación?

La AEI, se convirtió en un sinónimo de emprendimiento, cada persona que trabaja en esta ONG conformada por actores del sector

Ampliar información

noviembre 23, 2020

La incubación de emprendimientos dinámicos en el Ecuador
La incubación de emprendimientos dinámicos en el Ecuador

Por: Marcos Vega, Director Ejecutivo, Prendho. El Ecuador se ha destacado en la última década por mostrar excelentes indicadores  en el Reporte Global Entrepreneurship Monitor (GEM). El último informe de 2019- 2020 muestra que el TEA nacional es de 36.2% (la segunda más alta de 50  economías analizadas). De cada 100 ecuatorianos entre los 18 […]

Ampliar información